Claudio Bravo destrozó a Arturo Salah, alabó a Jadue y generó un incendio en la Roja 

Photosport

Con todo. Claudio Bravo rompió el silencio tras su automarginación de la selección chilena en el inicio de la era Reinaldo Rueda.

El arquero del City desmintió que quisiera imponer la llegada de Julio Rodríguez a la selección chilena, disparando contra el actual presidente de la ANFP, Arturo Salah.

“No estoy imponiendo algo como dice el presidente de la ANFP. Es más, yo propuse pagar viajes y sueldos a una persona para que ayude a los arqueros chilenos para que crezcan. No me veo más de diez años en la Selección, no me proyecto a largo plazo. Si veo a un chico que está mejor que yo, voy a agarrar mis guantes y mi maleta y me voy a ir. Yo quiero estar al máximo y los dirigentes lo saben. Si no rindo al máximo, prefiero no estar”, señaló en radio La Clave. 

“Jamás he impuesto nada, que saquen gente. Yo estoy pidiendo si me pueden echar una mano y si le pueden abrir la puerta a una persona que a mí me va ayudar mucho. Arturo (Salah) estaba de acuerdo y se iba a reunir con él, pero ahora llegaron las negativas. No existe un relajo porque tenga más presencias o porque sea capitán. Siempre he sido de entrenar más y ganarme mis cosas en los partidos. Si llego a un lugar y no me siento bien, mi estado de ánimo. Si va a ser así, mejor que juegue otro arquero con capacidades distintas a las mías. Con uno de los preparadores de arqueros casi ni entrenaba”, agregó.

“Hoy el presidente (Arturo Salah) me trató de anarquista, pero yo no quiero imponer a nadie, lo hago para colaborar. Es algo que suma, no que reste, si necesitamos un mejor preparador o un mejor masajista. Yo le dije al entrenador de arqueros que debe bajar de peso, es una falta de respeto, si yo llego con sobrepeso a la Selección también es una falta de respeto, es algo muy ingrato. Me tengo que sentir al 100% para competir al nivel de Selección”, aseguró.

Pero no se quedó ahí, Bravo también criticó la lejanía de Salah con el plantel de la Roja, y en ese sentido alabó la cercanía que tenían con Sergio Jadue.Más allá de todo lo que cometió y lo que se supo después, Sergio siempre estaba con nosotros, siempre nos preguntaba cosas, si había que mejorar algo estaba allí. Nosotros no sabíamos que hacían con los dineros y el chanchullo que había atrás. Hoy ocurre lo contrario, cuando hay fotos está, pero cuando no, no está. Nunca come con nosotros, no está presente, no desayuna con nosotros, los premios no los negociamos con él, seguramente ahora las cosas van a cambiar”, detalló. 

Comments

comments

Compartir