Unidos por una pasión: La hinchada mixta se tomó las tribunas del Clásico Universitario

Carla Escalona

Con alegría y respeto se llevó a cabo la cuarta hinchada mixta, donde seguidores de la
Universidad de Chile y la Universidad Católica disfrutaron del clásico en una misma
tribuna, como muestra de la sana convivencia que debe existir en los estadios.

La actividad enmarcada en la iniciativa “Vamos al Estadio” del Departamento Estadio
Seguro del Ministerio del Interior y Seguridad Pública y de la ANFP, permitió que 1.000
niños, niñas y padres, se ubicaran en el sector que usualmente se usa de colchón de
seguridad para separar a las hinchadas. El resultado: una jornada ejemplar.

Los niños y niñas de las escuelas deportivas de la Universidad de Chile y la Universidad
Católica disfrutaron del partido sin problemas, siendo una ejemplo de cómo se puede ver
el fútbol con rivalidad pero sin violencia y promoviendo una sana convivencia. Además,
participaron de actividades educativas que fomentan el compañerismo, el respeto y los
valores del deporte.

Andrés Otero, jefe de Estadio Seguro valoró la iniciativa y su continuidad en el tiempo:
“Hoy lo estamos haciendo en uno de los clásicos más importante del fútbol chileno. Existe
una rivalidad, rivalidad deportiva, pero eso queda en la cancha, afuera todos estamos
unidos por la misma pasión que es el fútbol y acá los niños lo han demostrado”.

Por su parte, la ministra del Deporte, Pauline Kantor destacó la importancia de involucrar
a niños en actividades que fomenten la pasión por el fútbol.

“Cuando uno parte haciendo esto desde los niños, son ellos mismos los que después le
van a decir a sus padres que nosotros somos capaces de conversar, nos sentamos en la
banca, cada uno va a alentar a su equipo, pero al final somos amigos. Y es eso lo que
queremos transmitir y traspasar a los adultos que a veces no lo han logrado muy bien”,
aseguró.

La hinchada mixta vivida entre azules y cruzados, es una experiencia realizada
anteriormente este año en los encuentros entre San Luis de Quillota y Unión La Calera, en
la que 200 niños de cada club disfrutaron del tradicional clásico provincial. Luego se
repitió en el clásico de colonias entre Unión Española y Audax Italiano con cerca de 300

niños de cada club en el estadio Santa Laura, y posteriormente en el clásico de la Cuarta
Región entre Coquimbo Unido y Deportes La Serena.

Afortunadamente esta iniciativa no termina a los 90 minutos de juego, sino que compartir
la tribuna es una excelente oportunidad para estrechar lazos más allá de la cancha.
Según cuenta Hugo Muñoz, director de la ANFP se realizan “seguimiento después de las
actividades y se han generado lazos entre ellos, entre los apoderados, y eso hace que la
familia entienda que el estadio es una instancia de acercamiento, de concordia y de
compartir. El fútbol mueve las mejores y perores pasiones del ser humano y nosotros
queremos que en el estadio estén sólo las mejores”.

En la actividad realizada bajo el lema "Distintos colores, una misma pasión", tambiénparticiparon la Intendencia Metropolitana, Carabineros de Chile, el Ministerio del Deportee importantes embajadores de cada club: Diego Rivarola por los azules y Milovan
Mirosevic, en representación de los cruzados.

Comments

comments

Compartir