Opinión: De lo bueno poco. Lo que dejó el triunfo ajustado de Everton sobre Wanderers

No fue un buen partido en lo futbolístico el “Clásico porteño”. Aun así, Everton mostró mejorías y fue superior a su rival. Lo suficiente como para rescatar el rendimiento de varios jugadores ‘ruleteros’.

A continuación hacemos un repaso uno a de los jugadores que estuvieron en la victoria por 1-0 frente a Santiago Wanderers. Destacaron los dos delanteros y el carrilero Alex Ibacache. En un planteamiento defensivo, Everton consolidó una de las duplas ofensivas más pel

Arquero
Franco Torgnascioli: Sólido encuentro del meta argentino. Siempre bien parado bajo los palos

Defensas
Sebastián Pereira:
Poca claridad en la salida. Bien metido en los cruces y sólido a la hora de ir al piso. La salida por bajo no es lo suyo. 
Julio Barroso:
Siempre bien ubicado. La línea de 3 lo favorece porque tiene que tomar decisiones que apoyen a sus compañeros. Cuando queda mano a mano, elimina el peligro lo más rápido que puede. Su actitud contagia tanto en lo anímico como en lo futbolístico. 
Diego Oyarzún: 
Quien más tuvo problemas. Gracias a Alex Ibacache no tuvo que salir a buscar a Canelón tan lejos de su arco. Se consolidó en el segundo tiempo, pero el puesto como stopper lo incomoda a la hora de cerrar jugadas.
Cristian Díaz: Entró cuando el partido ya estaba con el marcador a favor. Entró por una de las figuras, Alex Ibacache que salió extenuado de tanto correr.

Mediocampistas
Dylan
Zúñiga: Partido normal del carrilero. No se proyectó mucho y se paró en la misma línea de los volantes de contención. No tuvo que atacar porque el peso ofensivo se lo llevó en mayor medida la banda izquierda y los tanques de Watermann y Menéndez. 
Rodrigo Echeverría:
Impreciso partido del ex U. De Chile. Muy ansioso a la hora de reducir espacios. Si bien es vital a la hora del pressing, desperdicia su capacidad con su exagerada animosidad. Bien a la hora de hacer los relevos y seguro cuando se trata de limpiar jugadas. 
Gary Moya:
El peor del mediocampo. Lamentablemente tener tanta compañía en el medio lo desordenó. Salió tarde cuando tenía que hacerlo y no alcanzaba a cubrir los espacios de su compañeros carrileros. Fue el primer cambio porque estaba sobrando en la zona media de la cancha. 
Benjamín Rivera:
El mejor de los contenciones. Buen pie, sin ser exageradamente agresivo como sus colegas volantes. Dio el pase gol con una gran calidad y pese al silencioso trabajo, fue uno de los mejores. 
Alex Ibacache:
Sacando a los delanteros del análisis fue el mejor de su equipo. Atacó cuanto pudo y contuvo a un delantero peligroso como el venezolano Canelón. Partido muy equilibrado, siendo variante ofensiva y complemento en el medio y en la zaga. Salió porque el partido necesitaba piernas frescas y su desgaste fue mucho en los 77 minutos que jugó.
Cristian Bravo: Entró como tercer delantero y rápidamente su equipo anotó. Luego fue descendido al mediocampo para defender el carril derecho y lo hizo bien. Su potencia y velocidad siempre serán aporte en ese sentido. No tuvo chances de mostrar algo en el ataque.

Delanteros
Cristian Menéndez:
Fue quien anotó el único gol del partido y por tanto, la figura del “Clásico porteño”. La dupla con Watermann cada fecha es más peligrosa y obliga a defenderlos siempre con uno más. Con actitud de clásico y con la claridad del gol, el argentino consagró su mejor partido en el cuadro viñamarino.
Cecilio Watermann:
Intratable. Aguantó todo el partido rivales ‘caturros’ y pocas veces no salió victorioso en el duelo físico. Muy poco fino frente al arco, encontró buena dupla con Menéndez. A veces, el hecho de tener dos delanteros “pesados” obliga al pelotazo y eso quita la fluidez del juego. Pero hasta ahora, no hay mucho que reprochar.
Maximiliano Cerato:
Volvió a las canchas luego de 6 meses fuera. Entró a correr y a sentirse parte del equipo. Aportó presionando el mediocampo ‘wanderino’.
Matías Campos López: 
No pudo hacer mucho. Está muy lejos del nivel de Menéndez y Watermann y tendrá que aprovechar cada oportunidad que tenga.

Sin mucho que destacar, la delantera Watermann-Menéndez se lleva todos los aplausos. Un planteamiento pragmático para un equipo que aun está a la espera de los punteros Cuevas y Cerato. El 3-5-2 le sirvió en este duelo, pero Roberto Sensini deberá repensar el equipo, considerando las variantes que tiene en el banco.

Previous Post

Lionel Messi se rinde ante Chile: “Es una grandísima selección”

Next Post

IMAGEN | Bravo, Sánchez y Brereton se robaron las miradas en partido de la UC y Cobresal

Artículos Relacionados